2013

Con la resaca del período navideño comienzo esta entrada, justo cuando Nintendo acaba de anunciar las nuevas ediciones de Pokémon en 3D. Saldrán en Octubre de este año, 2013. Qué lejos queda y cuán tediosos pueden parecer los meses que nos separan de él, a no ser que 2013 sea un año fugaz. Mi 2012 fue de este tipo, un año qué para mí contó como meses… o incluso menos. Y respondiendo a la típica pregunta de: +”Eh tío, ¿qué tal el año? -“Uno, como otro cualquiera, nada más”.  Bueno, midiendo los años por cosas buenas o malas se podría decir que “fifty-fifty” , pero según como se mire. Yo no lo veo como un año estrepitoso, ha habido cosas que me gustaron en su momento y ahora no son para nada relevantes en mi estándar de felicidad, y los grandes jaleos ahora me provocan gracia, e incluso una ligera felicidad. Lo que sí es cierto es que ha sido un año en el que he probado el cielo y el infierno, aunque sé que se puede llegar más arriba o ahondar más. Días geniales, días fatales. Frío invierno, verde primavera, caluroso verano, extraño otoño. Y un dulcísimo Diciembre. Y algunas cosillas relevantes. En fin, un lapso peculiar lleno de amor, odio… con los de siempre, con los nuevos, entre otros. Y todo esto en un “año”. Creo que el salto temporal va a ser de 2011 a 2013 directamente, pues entre ellos han estado estos días hechos de materia extraña y sucesos fugaces, grabados a fuego en mi memoria.

Afronto el nuevo año, aquel que algunos creían que no iba a llegar, con unas pruebas escritas, para variar un poco el nombre. La vida de universitario es un crisol de hacer siempre lo mismo, de mil maneras. Estudiar, leer, memorizar, entender. Todo es lo mismo al fin y al cabo. Trabajo, trabajo, trabajo. Quien pudiera tener la fórmula del éxito, basada en el mínimo esfuerzo y que diera resultado. Aay. No sabemos cómo va a ser el año. Quién se va  a plantar delante nuestra, o qué nuevos éxitos o catástrofes ocurrirán. Por ahora sólo sabemos que en Octubre va a salir una nueva edición de Pokémon, totalmente en 3D. Bueh. ¿Mi propósito para el 2013?

Combinar un año fugaz con 365 días.